Qué es la flora intestinal

Se denomina flora intestinal al conjunto de bacterias que viven en el intestino. El colon es la parte del intestino grueso donde existe un mayor número de bacterias. El estómago y el intestino delgado contienen un número bajo de bacterias, debido fundamentalmente a su pH ácido.

Las bacterias que forman parte de la flora intestinal varían de una persona a otra dependiendo de la herencia genética, de su alimentación y del hábitat en que vive la persona. Sus actividades también varían, en función de la estructura y funcionamiento del aparato digestivo, por la presencia de nutrientes, el pH, etc.

Se calcula que el colon humano contiene más de 100 billones de bacterias y más de 400 especies diferentes, aunque solo 30 o 40 especies forman el 99 % de la de flora intestinal. Este número de bacterias es diez veces superior al total de las células del organismo lo que explica su importancia. La flora del colon constituye, pues, un ecosistema de gran biodiversidad. Unas especies viven de los productos generados por otras, y a su vez la actividad metabólica de las primeras beneficia la proliferación de terceras.

La flora bacteriana del colon debe su supervivencia a la fermentación de aquellos nutrientes que no han sido digeridos en la parte alta del aparato digestivo.

TIPOS DE FLORA INTESTINAL:

- La flora residente: son microorganismos fijos que se multiplican con rapidez, que están bien adaptados y son estables e inocuos.
- La flora pasajera no se establece en el intestino y está formada por los microorganismos no patógenos procedentes de la porción superior del tubo digestivo, los alimentos y el medio ambiente. Aunque sea pasajera no quiere decir que sea menos importante, cumple una función de modulación de la flora residente favoreciendo a la beneficiosa para el organismo.

También puede clasificarse según el carácter de sus bacterias:

Beneficiosa.
Nociva. Aunque no de carácter inmediato. Se considera nociva porqué producen toxinas, carcinógenos y otras sustancias durante la fermentación. Es importante aclarar que la producción de estas sustancias no depende solo de la bacteria sino de nuestra alimentación, las bacterias nocivas proliferan porqué fermentan sustancias nocivas.
Otras, que actúan con doble carácter, beneficioso o nocivo dependiendo de hacia que lado se desplace el equilibrio roto.

COMO SE DESARROLLA LA FLORA INTESTINAL

La flora intestinal va cambiando según las etapas de la vida. En la etapa fetal el intestino se encuentra estéril. Durante el parto, con la exposición a los microorganismos de origen materno, tiene lugar la colonización de su intestino.

En las primeras semanas de vida a través del contacto con su entorno y la estrecha relación con la madre, que amamanta y besa al recién nacido, se van adquiriendo otras bacterias beneficiosas que se van instalando en su intestino. De esta manera, la lactancia materna protege al recién nacido de muchas enfermedades infecciosas gracias a la intervención de ésta en la implantación y diversificación de las bacterias que forman la flora intestinal.

Al introducir la suplementación alimentaria a medida que crece el bebé, se va modulando la variedad de bacterias, y se convierte en una flora de transición. Cuando se suspende la lactancia materna, la flora intestinal se irá modificando y evolucionando, según el tipo de alimentación, hasta la etapa adulta.


*Otros artículos que te pueden interesar:
- Comer sano fuera de casa
- Masticar. Digerir. Nutrir
Comparte en Google Plus
Gracias por visitar QSN.
¿Te gustó el artículo? Te invito a compartirlo.
También puedes participar comentando en el blog o en facebook. Te espero.

También te gustará:

2 comentarios :

  1. La flora intestinal de los adultos contiene más de 2000 especies bacterianas diferentes, que varían a lo largo de la vida en función de nuestra alimentación, estilo de vida, edad, etc. Es por eso que es importantísimo tener una dieta y unos hábitos de vida saludables, pues es crucial para la protección de nuestro sistema inmunitario.

    Lo mismo ocurre con el bebé durante el embarazo. La alimentación de la madre es crucial para el buen desarrollo del sistema inmunitario del feto.

    En nuestro blog nos preocupamos mucho por informar acerca de la protección y el refuerzo del mismo, pues consideramos que es prioritario divulgar esta información para que nuestros lectores gocen de una vida más saludable.

    Felicidades por el blog!

    María

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario.
    Te agradezco que hayas pasado por mi blog.
    El intestino y la flora intestinal es un tema que me interesa mucho y estoy preparando una serie de post sobre ello.
    Ana

    ResponderEliminar