Por qué el orden mejora tu alimentación



¿Qué sientes cuando piensas en la alimentación que llevas?

¿Qué sientes cuando entras en tu cocina?


Es probable que ambas sensaciones sean similares y te hagan pensar que  necesitan un cambio. Pues no es mala idea porque cualquier tipo de modificación de hábitos alimentarios pasa por hacer cambios en nuestro entorno más cercano, en este caso, lo primero sería la cocina.

Mirar en la despensa, abrir los armarios y comprobar el contenido del frigorífico es como un análisis introspectivo, define cómo eres y cómo estás en este momento. 

Es difícil centrarse en lo que uno quiere si el entorno está desordenado. Vivir en el caos mantiene la mente ocupada en dar círculos sobre el mismo tema siempre, seguramente con excusas para no salir de la zona de confort.

Míralo de esta manera: poner orden puede representar una alegoría, un símbolo de lo que realmente quieres hacer con tu vida. Al repasar el contenido de tu cocina y elegir aquello que ya no va a formar parte de tu vida a partir de ahora estás haciendo un gesto simbólico. 

Si tiras aquello que ya no comes, estas decidiendo dejar atrás cosas que ya no quieres.

Si regalas electrodomésticos o accesorios de cocina que ya no vas a usar estás preparando el espacio para lo nuevo que quieres dejar entrar en tu vida. 

El resultado de este proceso es y representa tu nueva vida, y la ilusión de incorporar cosas que te ayuden a comer mejor. 


Así que, no lo pienses más y date una vuelta por tu cocina con la mente abierta. 
Observa, siente y anota.


Qué hacer después


 Las cosas deben tener y estar cada una en su sitio, es decir, lugares específicos para cosas concretas. Se admite algún cajón de sastre para tener aquellas cosas que no sabrías clasificar pero nunca debe convertirse en una especie de trastero donde va a para todo lo que te estorba en ese momento.

Por ejemplo: 
🍴Habrá cajones destinados a cosas específicas: uno para accesorios de cocina pequeños como cascanueces, peladores, ralladores, abrebotellas, cortapizzas, etc..,  otro para tarros de especias, otro para piezas de cocina más grandes como cucharones o rodillo...




🍚 Habrá un armario que solo funcionará como despensa con cereales, harina, legumbres, pasta, conservas, etc. Otro para pequeños electrodomésticos, ...

🍎 Habrá una zona especial para verdura y fruta que no necesite frio, ...

Y seguiremos así colocando así  el resto del menaje y alimentos.

De esta forma es más fácil tener todo ordenado y a mano para cogerlo cuando estés cocinando.


✅ Me imagino que en tu cocina como en todas, habrá algún rincón en el que misteriosamente van a parar cosas variadas (pilas gastadas, papeles, monedas, el cargador del móvil, tickets de compra, un tapón de botella, vales del supermercado,…). Intenta que esto no ocurra, tira lo que no sirve y pon cada cosa en su sitio. Necesitas siempre tener el espacio despejado.


Es bueno tener rutinas en la cocina, tanto mientras cocinas como mientras recoges. Esto nos ayuda a mantenerla en orden y limpia. Es la manera de lograr un hábito y al final sentirnos cómodos en esta área de la casa y cocinar más a gusto. 

Por ejemplo:  
🌙 Por la noche deja preparado todo lo necesario para el desayuno. Todo lo que hayas utilizado en la cena debe estar recogido.  Y el escurridor y lavavajillas vacío. Antes de salir de la cocina comprueba que queda lo más limpia y recogida posible.   

Por la mañana solo tendrás que preparar tu desayuno (¡suerte que ya lo tienes todo dispuesto!) y recoger lo que has ensuciado (aah, ¡que bien el lavavajillas y escurridor están listos para usarse!).  



 📆 Una vez  a la semana haz un repaso a todas aquellos lugares de la cocina que no puedes atender diariamente. Así evitaras acumulación de suciedad.

De esta manera estamos practicando el método Kaizen
El propósito de este sistema es, que a través de pequeñas acciones, mantengas la limpieza y el orden para que no te agobie, adaptando el sistema a las distintas circunstancias que se den y buscando siempre la manera de mejorarlo. Haciéndolo en pequeñas rutinas, cada día, no supone mucho esfuerzo ni tiempo.
Pero si eres de las personas que alarga las tareas invirtiendo demasiado tiempo, entonces, te propongo que utilices el método Pomodoro, consiste en poner un temporizador con un tiempo limitado (que no debes rebasar), por ejemplo 15-20 minutos, y realizar la tarea hasta que suene el timbre. No se trata de hacerlo de cualquier manera y rápido sino de concentrarse solo en esa tarea y hacerla de la manera más eficaz posible para que no te genere más trabajo. Si, por el contrario, no pones interés y la haces mal te quedará pendiente, se acumulará a otras y volveremos al caos.


¿Cuál es el objetivo de esta idea que te propongo?

El principal, es dar otro paso más en tu cambio de alimentación. En este caso, a través del orden en la cocina, buscamos conseguir un lugar tranquilo, agradable, espacioso, que invite a permanecer, en el que puedas crear, probar alimentos nuevos, atreverte con otras formas de cocinar y expresar el afecto a tu familia con la comida.    


¿Qué más vas a conseguir?
  • Sentirte bien en la cocina.
  • Retomar el control de este espacio vital.
  • Tener una cocina limpia y que requiera un mínimo mantenimiento.
  • Rentabilizar y optimizar el espacio.
  • Ganar eficiencia a la hora de cocinar.
  • Favorecer la participación de toda la familia.

Hasta aquí mi propuesta. Ahora es tu turno. Es hora de sacar de la cocina todo aquello que ya no quieres y dejar espacio para cosas nuevas en tu alimentación.






Comparte en Google Plus
Gracias por visitar QSN.
¿Te gustó el artículo? Te invito a compartirlo.
También puedes participar comentando en el blog o en facebook. Te espero.

También te gustará:

Deja tu comentario

Publicar un comentario