Alimentos para el invierno


Ya estamos en pleno invierno, los días cortos, el frío, la humedad…
Esta época del año nos invita a quedarnos más tiempo en casa y debemos aprovecharlo para estar tranquilos, para realizar más vida familiar y para practicar relajación y meditación que nos ayudará a sobrellevar el estrés y sentirnos más centrados. En resumen, es una estación de reposo e introspección.

Esto no quiere decir que en invierno debamos hacer una vida sedentaria. Nuestro organismo está preparado para adaptarse a los cambios que percibe en el entorno. Es bueno que desarrollemos esta disposición a la aclimatación y no le tengamos miedo al frío. Salir a caminar diariamente a pesar de las inclemencias del tiempo, siempre que estas no sean extremas, mejora la capacidad de adaptación y potencia nuestro sistema inmunitario.


QUÉ ES EL SISTEMA INMUNITARIO
Es uno de los más asombrosos y a la vez complejo del cuerpo humano. El sistema inmunitario ofrece resistencia frente a la enfermedad gracias a su capacidad de reconocer moléculas extrañas al organismo y desencadenar una serie de procesos para neutralizarlas o destruirlas.
Está formado por el sistema linfático que comprende los ganglios, el timo, el bazo, las amígdalas y los vasos linfáticos; y por los leucocitos y otras células especializadas. Las funciones que realizan podríamos representarlas como una organización de recogida de basuras del cuerpo humano por parte del sistema linfático y un ejército que serían los leucocitos y otras células, como los macrófagos.

Todo este complejo sistema está influenciado por nuestro tipo de vida y lo vamos debilitando por la intervención de actitudes cotidianas como:
-Una alimentación poco equilibrada y/o poco variada, que nos puede llevar a una  deficiencia subclínica de ciertos nutrientes necesarios para mantener el sistema inmunitario en pleno funcionamiento.
-La mala alimentación: la ingestión de alimentos pocos saludables como el azúcar o el alcohol y otros hábitos nocivos, como el abuso de comidas precocinadas  disminuyen la actividad de los leucocitos.
-La obesidad y las cifras elevadas de colesterol en sangre producen el mismo efecto.
-Las emociones negativas, el estrés cotidiano excesivo, y el estrés derivado de situaciones traumáticas disminuyen notablemente las funciones inmunitarias.

CÓMO AUMENTAR LAS DEFENSAS
El refuerzo que el sistema inmunitario necesita en esta época nos lo ofrece la naturaleza, como siempre, en forma de alimentos específicos de la estación del año.
Lo más sencillo sería comprar unos suplementos en la herbodietética. Pero ese sería, a mi juicio,  el recurso final. Un estilo de vida sano es imprescindible para un sistema inmunológico sano.
Que entendemos por estilo de vida sano:
-En primer lugar hay que valorar si estamos comiendo adecuadamente, es decir, si comemos con regularidad, si llevamos una dieta variada y equilibrada, si incluimos alimentos crudos en la dieta como vegetales y fruta, si bebemos suficiente agua cada día…
-También es importante mantener unos buenos hábitos, como dormir al menos 7 horas, no fumar, hacer ejercicio regularmente, evitar el estrés y mantener una actitud mental positiva.

ALIMENTARNOS BIEN EN INVIERNO
En invierno el cuerpo tiene que resistir la humedad, el frío, el viento, para ello pone en marcha mecanismos que necesitan más energía. Por tanto debemos nutrirnos con alimentos que nos aporten calor y nos refuercen. 
Las comidas y bebidas calientes estimulan la circulación que se ve enlentecida en invierno. Son una buena elección los caldos y sopas caseras que además de calor nos aportan líquido, ya que en invierno nos cuesta más beber agua. Se deben preparar con verduras y hortalizas de la época y procurando no sobrecargarlas de grasa. Al retirarlas del fuego puedes añadirle tamari o miso y así enriquecerás el plato.
Los purés de verdura también son idóneos y pudiendo combinar las verduras de la temporada según los gustos de cada uno. Se puede completar el plato con tropezones de verdura cruda  cortada en juliana o frutos secos troceados. Si el segundo plato ya incluye proteína de carne o pescado ya no será necesario añadir  al puré ningún de ellos.
Los potajes y estofados tan típicos de esta época del año son muy recomendables. Si se toman como plato único debe resultar un plato completo pero no hay que abusar de la grasa ni de las proteínas y siempre debe llevar hortalizas y verduras, también legumbres, pero de un solo tipo cada vez, es mejor no mezclar legumbres en una misma comida. Las proporciones adecuadas que debe guardar el plato serían de un tercio o menos para carne, un tercio para verduras y hortalizas y un tercio para legumbres.
No se deben perder de vista los alimentos crudos. En cada comida debería haber algo de verdura cruda acompañando al plato. Pero sustituir una comida (la cena por ejemplo) por una ensalada a la larga nos debilitará, en invierno conviene sustituirlo por una ensalada tibia que incluya algún alimento cocinado y caliente o unas verduras salteadas combinadas con algunas crudas.
Utilizar especias picantes también es una buena idea, nos ayudarán a entrar en calor: Pimienta, mostaza, cayena, jengibre…

Consumir los frutos que ofrece la naturaleza en su temporada nos garantiza una adecuada ingesta de nutrientes que son necesario es esta época del año.

Los cítricos son una buena fuente de vitamina C y además favorecen la asimilación del hierro ingerido en la dieta. La vitamina A y los betacarotenos necesarios para el mantenimiento mucosas los podemos encontrar en zanahorias,  calabaza, acelgas, espinacas y toda la familia de las coles y las endibias.
Para evitar y tratar las dolencias respiratorias tenemos ajo, puerro y cebolla.
Los frutos secos nos aportarán energía en forma de ácidos grasos esenciales, aunque no conviene abusar y se deberían dejar para comer entre horas o para completar algún plato de verduras.

Tomar infusiones de orégano, tomillo, jengibre, canela. Añadir un poquito de canela en un vaso de cacao o en una infusión, le da un toque de sabor y actuará como un tónico.



LISTA DE ALIMENTOS DE TEMPORADA:
VERDURAS: alcachofas, acelgas, ajos tiernos, apio, calabaza, cardos, canónigos, cebollas, col, coliflor, endivias, escarola, espinacas, grelos, guisantes, judías verdes, lombarda, nabos, pimiento rojo, puerros, remolacha, repollo, zanahorias
FRUTAS: almendra, castaña, chirimoyas, granadas, kiwi, limones, mandarinas, manzanas, naranjas, peras, uvas

Consumir alimentos de temporada: invierno

Comiendo alimentos de temporada mantenemos el ciclo natural de producción de alimentos, cuidamos nuestra salud y ayudamos al mantenimiento de pequeñas explotaciones locales realizando consumo de proximidad.
Alimentación y Cambio




*Este artículo está incluido en la página:

Comer sano todo el año


Donde encontrarás información sobre alimentación para las cuatro estaciones del año.




Comparte en Google Plus
Gracias por visitar QSN.
¿Te gustó el artículo? Te invito a compartirlo.
También puedes participar comentando en el blog o en facebook. Te espero.

También te gustará:

4 comentarios :

  1. Por favor, podrías decir que es una deficiencia subclinica?
    Me encanta tu blog.
    Me gustaría que escribieses algo sobre la fibra
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola Coral
    Contesto a tu pregunta: Las dietas desequilibradas y monótonas producen deficiencias crónicas de nutrientes. Esta situación se agrava cuando de añaden otros factores como el estrés, tabaco, alcohol, café, herencia genética, etc.
    Este tipo de deficiencias no produce una enfermedad carencial (es decir, una enfermedad por ausencia de un nutriente como podría ser el escorbuto por falta de vitamina C) pero si producen una serie de síntomas variados y sutiles que en si mismos carecen de importancia aunque si nos indican que algún proceso de nuestro cuerpo no está funcionando bien. A este cuadro se le llama deficiencia subclínica.
    La manera de evitarlo es realizando una alimentación correcta, variada, equilibrada y lo más natural posible.
    Respecto a tu sugerencia, tomo nota.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me está entrando un hambre tremenda. Procuro alimentarme convenientemente, además hago ejercicio y no fumo ni bebo.
    No he venido aquí a leer unos estupendos consejos, pero ya que estoy me quedaré un rato porque vale la pena pues, aunque creo que conozco bastante bien lo básico de cómo debo alimentarme, nunca está de más recordarlo.

    He llegado aquí a través de Los Premios 20Blos, pues estoy intentado conocer blogs para dar destino a mis votos.
    M blogs son:
    En Humor con La vida es cojonuda
    y en Personal con Busco un libro, pero no sé el...

    Si te apetece y tienes tiempo estaré encantado con tu visita.

    Saludos cordiales y suerte.
    Javier (Toupeiro)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita y tu comentario, Toupeiro. Me alegro de que te haya gustado mi blog
    Por supuesto que visitaré los tuyos y te deseo mucha suerte en los premios.
    Saludos

    ResponderEliminar