Comida que se tira a la basura



¿Sabias que en un año el Banco de Alimentos Español es capaz de rescatar más de 70.335 toneladas de comestibles destinados al vertedero?
La cantidad de alimentos que se tira cada día a la basura es impresionante. En España no tenemos datos al respecto pero un estudio hecho en el  Reino Unido arroja estas cifras:

4.4 millones de manzanas
1.6 millones de plátanos
1.3 millones de yogures
600.000 huevos
500.000 pollos
300.000 bolsas de patatas frescas
440.000 comidas preparadas

Estas cantidades de alimentos se tiran diariamente en el Reino Unido. La mitad de estos productos no están tocados y la décima parte ni siquiera ha caducado.
A este despilfarro hay que añadir el gasto energético y la contaminación que ha supuesto procesar, empaquetar, transportar y refrigerar estos alimentos para finalmente terminar en la basura. Si cesara este desperdicio, Reino Unido ha calculado que reduciría sus emisiones de CO en 18 millones de toneladas al año.
Los que se llevan la palma en el desecho de alimentos son los grandes supermercados y los intermediarios que, literalmente, tiran lo que no les interesa.

Os dejo el link de un reportaje de Comando Actualidad (tve) muy interesante. En el vemos con que frivolidad se desecha un alimento porqué estéticamente no es fácil de vender o cuanta comida se puede despilfarrar en un restaurante.





http://www.rtve.es/noticias/20110221/comando-actualidad-usar-tirar/410046.shtml


Por nuestra parte, los consumidores, nos hemos acostumbrado a tener el frigorífico lleno de comida, más de la que necesitamos. Nuestro nivel de vida ha aumentado y no nos importa tirar a la basura “lo que nos sobra”. Una persona genera al año media tonelada de basura, alimentos incluidos.

Deberíamos observar nuestra conducta hacia la comida: ¿compramos sin control?, ¿se nos estropea la comida antes de que lleguemos a prepararla?, ¿compramos alimentos por moda?, ¿si nos sobra comida hecha, la tiramos? Realmente no somos conscientes del dinero que perdemos con esta actitud.

Si tomamos conciencia individualmente de nuestro comportamiento podemos cambiar algunas costumbres que además repercutirán positivamente en nuestra propia economía:

-Ir a la compra con la lista hecha para evitar comprar en exceso o comprar cosas que no necesitamos.
-Fijarse bien en la fecha de caducidad o consumo preferente de los productos, asegurándonos de que tenemos margen suficiente para comerlos antes de que se estropee.
 -No confundir fecha de caducidad con consumo preferente. El consumo preferente nos indica una fecha orientativa, si la fecha ya ha pasado pero el alimento ha estado conservado adecuadamente no hay peligro. Aún así antes de consumirlo verifica su estado y si tienes dudas, no lo consumas.
 -Es preferible comprar los productos frescos en pequeñas cantidades así evitaras tener que tirarlos porqué no has podido consumirlos antes de que se estropeasen. Si practicas el comercio local esto te resultará más fácil.
 -Conservar bien los alimentos en el frigorífico es otra forma de ahorrar: almacenar y guardar convenientemente los alimentos nos da un tiempo más largo de conservación.
 -Las frutas que estén algo tocadas aun pueden servir para batidos, postres…
 -Si cocinas y siempre te sobra, congela el excedente. Ahorras dinero, no tiras alimentos, no contaminas y además tienes comida para otro día.

Casi todo lo que realices será insignificante pero es muy importante que lo hagas. Gandhi


*Otros artículos que te pueden interesar:



Comparte en Google Plus
Gracias por visitar QSN.
¿Te gustó el artículo? Te invito a compartirlo.
También puedes participar comentando en el blog o en facebook. Te espero.

También te gustará:

2 comentarios :

  1. Diariamente uno no se da cuenta de lo que se desperdicia, pero visto así en cifras le hace a uno pensar.
    Tendré mas cuidado a partir de ahora pero a las grandes superficies quien las vigila. Deberían multarlas
    Gracias por tus artículos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es muy triste este tema. Ver por un lado la cantidad de gente que pasa hambre y por otro la cantidad de comida que se tira pero que aún es apta para consumo, produce escalofríos.
    Los bancos de alimentos hacen una gran labor pero queda mucho por hacer.
    En los mercados centrales se tiran alimentos porqué su aspecto, dicen, no gustará al comprador; porqué un exceso baja el precio del producto; porqué el gasto en transporte para reconducirlo a otro destino no les es rentable;...
    Es una labor de todos, los compradores deberíamos saber que la naturaleza no es perfecta y las frutas y verduras nunca serán de foto a no ser que las manipulen y las "maquillen".

    ResponderEliminar